martes, octubre 22, 2013

Manifestación en apoyo a las Juntas Vecinales

Nuestro amigo David Gustavo López nos envía una pequeña crónica de la manifestación de ayer en defensa de las Juntas Vecinales debidamente ilustrado con varias de sus excelentes fotos. Podéis verlo todo a continuación:


LA CALLE DICE NO AL DESMANTELAMIENTO DE LAS JUNTAS VECINALES


De rotundo éxito puede calificarse la manifestación que el día 20 de octubre recorrió las calles de León en contra del “Proyecto de Ley para la racionalización y sostenibilidad de la Administración Local” que actualmente está tramitándose en el Parlamento. De aprobarse tal y como el Gobierno pretende, esta Ley supondría la paulatina desaparición de las Entidades Menores (Juntas Vecinales, Concejos y Parroquias), y, según indica el documento difundido por la Plataforma en defensa de las juntas vecinales de Omaña, también implicaría su pérdida de personalidad jurídica y el traspaso del patrimonio y los bienes comunales de los pueblos a, según los casos, el Ayuntamiento del que dependan, la Diputación Provincial o la Comunidad Autónoma, así como también la privatización de los servicios públicos básicos de los pequeños pueblos y ayuntamientos.



Pedro García Trapiello, que leyó el manifiesto final en la Plaza de la Inmaculada –largamente aplaudido-, profundizó en los artículos del Proyecto de Ley y en los modos previstos para el desmantelamiento de las Juntas Vecinales, poniendo de relieve el importante patrimonio comunal que ellas administran gratuitamente (hasta el 55% de la superficie de nuestra provincia) y la codicia que estos bienes suscitan entre los de siempre, siendo ésta una de las causas principales del proyecto. Subrayó también que las Juntas Vecinales podrán ser disueltas si en un plazo de tres meses no presentan sus cuentas.







Éxito, ya no sólo por la importante participación en la manifestación –los medios de comunicación indican entre 4.000 y 5.000 personas-, cuyas cifras serán motivo de manipulación interesada, sino por la buena organización, el ambiente de camaradería entre todos los participantes y, por primera vez, la unión de todas las provincias y comunidades afectadas (León, Asturias, Cantabria, Galicia y País Vasco) que acudieron con nutridas representaciones.