viernes, julio 19, 2013

Cementos Cosmos vuelve a la carga

Nuestros amigos de la Asociación "Bierzo Aire Limpio", nos envían la contestación a la carta del Director de Cementos Cosmos ante su pretensión de reiniciar la incineración de residuos en la planta de Toral de los Vados:

Cementos Cosmos S.A
A/A.: Sr. Director
Toral de los Vados (León)
Ponferrada, 15 de julio de 2013

Estimado Sr. Director de Cementos Cosmos:

En relación a su carta de fecha 11 de Julio de 2013, que hemos recibido por correo certificado y con acuse de recibo este lunes 15 de julio, y en la que se nos informa de la próxima solicitud, a las autoridades competentes de la Junta de Castilla y León, de la autorización para poder utilizar combustibles derivados de residuos en la cementera que usted dirige en Toral de los Vados, les agradecemos que nos hayan informado sobre su pretensión, pero permítanos decirle que pensamos que se están equivocando de nuevo aunque hayan perfeccionado su estrategia.

La sociedad berciana, ya ha dicho alto y claro lo que tenía que decir en relación a este tema, y no va a permitir que se incineren residuos en El Bierzo. Somos conscientes de que lo que piensen los ciudadanos de esta comarca  a ustedes parece darles lo mismo, pero sepa que esta sociedad se va a movilizar de nuevo para que no se incineren residuos en nuestra comarca.

Nos dice en su carta que con esta práctica se consiguen importantes beneficios medioambientales, en lo que respecta a la reducción en el consumo de recursos naturales, a las emisiones de CO2, al tiempo que cumplen con el principio de jerarquía para la gestión de residuos.

El argumento planteado en su carta de que la incineración de residuos supone una menor emisión de CO2 es una falacia, que no se sostiene por sí misma. Si tenemos en cuenta que la mayoría de los residuos, que quieren incinerar en su planta, proceden del petróleo (plásticos, neumáticos, CDRs, Fluffs) que nada tienen que ver con la biomasa. Además hay que poner en cuestión que la quema de biomasa, independientemente de su origen, sea neutra respecto a las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), ya que esto depende más de la eficiencia y tecnología que se utilice en la fabricación del clínker.

Si los residuos, no se reciclan, que es lo que debemos hacer, a las emisiones de la incineración, habría que sumar las emisiones de la producción de una nueva materia prima, debido a su extracción, procesado y transporte que sustituya la anterior.

Permítanos decirle que no está demostrado que la sustitución de los combustibles que ya utilizan por residuos, reduzca las emisiones de CO2. Lo que sí sabemos es que los contaminantes emitidos por la incineración, tienen graves repercusiones para la salud de las personas, y que hay multitud de estudios científicos que ponen en evidencia la relación entre el aumento de la morbilidad y mortalidad por diversos tipos de cánceres y la cercanía a incineradoras de residuos. Así, la incineración de los neumáticos, plásticos y Fuffs que pretenden quemar en Cosmos, en función de los compuestos químicos de cada fracción de residuos tiene los siguientes efectos:

El PVC producen dioxinas, la incineración de policarbonatos (Bisfenol A) produce fenol, que daña el sistema nervioso, la del polietileno produce 1-3 butadieno, benceno y tolueno todos ellos cancerígenos, la del poliestireno genera varios hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) como el benzopireno que es cancerígeno, la del poliuretano genera isocianatos un cancerígeno que afecta a las vías respiratorias, la de los neumáticos genera dioxinas y furanos, HAP y 1-3 butadieno.

Suponemos que conoce también, que las emisiones de mercurio en el sector cementero, se incrementaron de 206 kg en 2009 a 320 kg en 2010 y que los compuestos orgánicos volátiles COVs, aumentaron de 174 a 183 toneladas. Sin duda el cambio de los combustibles tradicionales por residuos ha debido influir en los aumentos de estas emisiones, teniendo en cuenta que la producción de clínker disminuyó en un 2% durante ese año. Hay que añadir, que no todas las fábricas de cemento miden las emisiones de mercurio y por tanto no aparecen esos datos en el Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes EPER. Y que por lo tanto, las emisiones reales deben ser mucho mayores.

Además de la contaminación atmosférica, uno de los impactos negativos de la incineración de residuos es la subversión que introduce en la jerarquía de tratamiento de residuos, ya que se destruyen residuos cuya valorización material era posible y es prioritaria. ¿Por qué quemar neumáticos usados si el caucho se puede triturar y separar la banda de acero y utilizarlos como aglomerante asfáltico en carreteras y suelos, y reciclar el acero? ¿Por qué quemar fracciones de Residuos Sólidos Urbanos RSU que de otra forma podrían reciclarse y utilizarse como nuevas materias primas?

Por lo que las verdaderas razones para incinerar residuos en la cementera de Toral de los Vados, son principalmente económicas. La nueva actividad como gestor de residuos les abre las puertas de un nuevo horizonte para conseguir mayores beneficios. Y lo son por partida triple: como gestores de residuos pueden recibir subvenciones y ayudas de la Administración por gestionar residuos. El nuevo combustible, no solo les puede salir gratis sino incluso, como usted sabe, puede recibir ingresos, ahorrándose el combustible tradicional con precios crecientes para el coque de petróleo, y además computan emisiones de gases de efecto invernadero, pudiendo vender estos derechos de emisión (que les salieron gratis) en el mercado del carbono.

En El Bierzo, apostamos por un modelo de desarrollo humano que tenga en cuenta en primer lugar la salud de sus habitantes, ya de por sí bastante perjudicada por la contaminación industrial, y la puesta en valor de sus recursos naturales y paisajísticos (Agroalimentación, turismo…) que se verían gravemente afectados por procesos industriales dañinos como el que ustedes pretenden tramitar.

Un cordial saludo.

Luis Fernández Canedo.
Vicepresidente, portavoz de la Plataforma Bierzo Aire Limpio