domingo, julio 10, 2011

Aconceyamientu por los Reyes de León en Queralt

Tal y como os informábamos el pasado 25 de Junio, (http://comunidadleonesaes.blogspot.com/2011/06/aconceyamiento-por-los-reyes-de-leon-en.html) ayer, sábado, 9 de Julio, se celebró un aconceyamientu por los Reyes de León en el Santuari de La Mare de Deu de Queralt, pero la mejor crónica que podemos dejaros es la que nos ha enviado nuestro amigo Carlos Cabañas Vazquez, escritor leonés, por zamorano, que fue, además, el encargado de realizar la ofrenda y plegaria por los Reyes de León.

La entrada va a resultar un poco larga porque consta de tres partes, estando la ofrenda redactada en catalán y en castellano:
  • Aconceyamientu en Queralt
  • Lámpara votiva por los reyes de León en el Santuario de Queralt (Berga)
  • Ofrena i prec pels reis de Lleó al santuari de la Mare de Déu de Queralt
    Ofrenda y plegaria por los reyes de León en el santuario de Santa María de Queralt
Aconceyamientu en Queralt

El día 9 de julio de 2011, el grupo Albentistate, simpatizantes y acompañantes, celebró la ceremonia de aconceyamientu en el Santuario de La Mare de Deu de Queralt, sobre la ciudad de Berga (Cataluña)

El acto ha consistido en la entrega de un ramo leonés a Nuestra Señora y el encendido de una lámpara votiva por los reyes de León, existente en este templo hace dos décadas por ofrecimiento de los señores Santiago Fernández -que realizó el trabajo de forja- Jaime Andres -q.e.p.d.- y Roberto del Campo, con la inestimable colaboración de Mosén Ballarín, entonces al cargo del Santuario. La citada lámpara tiene forma circular y penden de ella tres leones, también de hierro, representando las tres provincias leonesas actuales.

El Santuario de Queralt se haya situado en las estribaciones de los Pirineos, en la Sierra del Cadí, dominando la ciudad de Berga. Era un hito en el antiguo “amino de los hombres buenos”, lugar cátaro y a la vez etapa del Camino de Santiago en tierras catalanas. El lugar y el paisaje son de una gran belleza. Los edificios del santuario son obra del siglo XVII, restaruados hace poco. La Santa Cueva donde se halló, según tradición, la imagen gótica, es neobizantina.

El acto comenzó con la petición del grupo Albentistate para cantar el ramo a la Mare de Deu, con la venia del oficiante, Monseñor Ramón Barniol. Desde las puertas del templo hasta el camarín se organizó una procesión con el grupo ataviado con trajes leoneses y entonando el canto del ramo, al que siguieron los convocados, simpatizantes y amigos, en procesión, con treinta velas encendidas. Ya en el Camarín, Monseñor Barniol pronunció unas palabras de bienvenida en las que destacó, entre otras simbologías, que la gran mano de la imagen y su amplia sonrisa significan que acoge a todos y se complace en que la imitemos. Después pronuncio el responso, no solamente por los reyes de León, sino por leoneses y catalanes, también gente del pueblo, vivos y difuntos.

A continuación, el escritor Carlos Cabañas pronunció unas palabras recordando los lazos que unen a estas tierras catalanas con la leonesas, desde la leyenda de que el Emperador Alfonso VII y su esposa Berenguela de Barcelona se conocieron aquí, hasta el hecho histórico de que en un castillo anterior al santuario se desposaron el heredero de Ponce de Cabrera, príncipe de Zamora y alférez o ministro del ejército del Emperador Alfonso VII, con la hermana del vizconde de Queralt. Si en aquellos tiempos eran catalanes los que emigraban a tierras leonesas, ahora ha ocurrido al contrario y esto ha supuesto el doble hermanamiento entre unos países de España diversos, que aspiran al mantenimiento de esa diversidad dentro de una habitual y abierta solidaridad. Una vez hecha la ofrenda del ramo y el beso a la medalla de la imagen, se procedió al encendido de la lámpara, en el lado derecho de la nave del Santuario.

Tras estos actos se celebró una comida de hermandad entre todos los asistentes en las dependencias amablemente cedidas para tal encuentro por Monseñor Barniol, quien animó a los asistentes a repetir cada año este acontecimiento.

Lámpara votiva por los reyes de León en el Santuario de Queralt (Berga)

Hace más o menos veinte años, un grupo de leoneses y el entonces abad de Queralt, Mossèn Ballarín, colocaron una lámpara votiva por los reyes de León en el santuario.

La idea partió de Santiago Fernández y fue secundada por Jaime Andrés y Roberto del Campo, quienes le apoyaron y secundaron, poniendo la iniciativa a consideración del abad, quien se entusiasmó por la idea y les dio todo tipo de facilidades y ayuda. Estas cuatro personas participaron en la elaboración y colocación de esta lámpara votiva que, desde entonces, forma parte de las peculiaridades de uno de los santuarios más venerados de Cataluña.

Desde entonces, Mossèn Ballarín y su sucesor en el cargo han tenido siempre en consideración la conservación de la lámpara e, incluso, dan razón a los visitantes del santuario de cómo y por qué existe tal elemento de culto en un lugar tan alejado físicamente del Reino de León. Decimos físicamente porque, según las leyendas, Alfonso VII, que luego sería coronado Emperador de León, vino a conocer en este santuario a su esposa, Berenguela de Barcelona, madre de Fernando II y abuela de Alfonso IX, reyes de León. Además, el santuario es un hito en el “camí dels bons homes”, camino medieval que comunicaba la Provenza y Cataluña, por donde se dirigían señores y vasallos -repobladores llamados francos- en el siglo XII y comienzos del XIII, hacia el Reino de León.

Ofrena i prec pels reis de Lleó al santuari de la Mare de Déu de Queralt
Ofrenda y plegaria por los reyes de León en el santuario de Santa María de Queralt

Aquestes contrades del camí del bonshomes van comunicar des de sempre el centre-sud d’Europa amb la península denominada Hispania pels romans. Aquest camí va ser una de les més importants víes de comunicació durant gairebé tota la Edad Mitjana.

Estos territorios del camino de los hombres buenos han comunicado desde siempre el centro-sur de Europa con la península denominada Hispania por los romanos. Este camino fue una de las principales vías de comunicación durante casi toda la Edad Media.

Amb l’arribada del musulmans a la península i bona part del sud d’Europa es va trencar la idea de unitat política i cultural que havien sostingut el romans primer i el gots més tard, tot i que aquesta ideia sempre ha estat falsa. Els primers reis de Lleó varen intentar mantenir aquesta unitat noiminal amb la seva persona i càrrec, però es van adonar, potser una mica tard, de que ja no era possible.

Con la llegada de los musulmanes a la península y buena parte del sur de Europa, se rompió la idea de unidad política y cultural que habían sostenido primero los romanos y los godos más tarde, aunque esta idea siempre ha sido falsa. Los primeros reyes de León intentaron mantener esta unidad nominal con su persona y cargo, pero se dieron cuenta, tal vez un poco tarde, de que ya no era posible.

Va ser l’Emperador, Alfons VII de Lleó, Castella, Toledo i Galícia, cassat amb Berenguela de Barcelona, que va conjugar per primera vegada la presumpta unitat amb la diversitat manifesta. Per això, tot i que va rebre homenatge de l’Aragó, de Navarra i de la Provença, va permetre que es constituís en regne el, fins aleshores, ducat lleonés de Portugal.

Fue el Emperador, Alfonso VII de León, Castilla, Toledo y Galícia, casado con Berenguela de Barcelona, quien conjuga por vez primera la presunta unidad con la diversidad manifiesta. Por eso, aunque recibió homenaje de Aragón, Navarra y Provenza, permitió constituirse en reino el, hasta entonces, ducado leonés de Portugal.

La llegenda diu que aquí, en aquest santuari de la Mare de Déu de Queralt, van fer coneixença els reis-emperadors Alfons i Berenguela. Fill de tots dos va ser Ferran II de Lleó qui, amb aquesta idea de unitat en la diversitat es va titular “rei d’Espanya” però, a la vegada, va ajudar a recuperar Santarem als portuguesos i va delimitar la frontera entre Lleó i Castella –encara avui vigente- mitjançant el tractat de Fresno-Lavandera. A la cort del Ferran, sobretot en el castell reial de Benavente, van viure el comte Ermengol VII de Urgell i un seguici de senyors catalans.

La legenda dice que fue aquí, en este santuario de Santa María de Queralt, donde se conocieron los reyes-emperadores Alfonso y Berenguela. Hijo de ambos fue Fernando II de León quien, con esta idea de unidad en la diversidad se tituló “rey de España” pero, a la vez, ayudó a los portugueses a recuperar Santarem y delimitó la frontera entre León y Castilla –aún hoy vigente- por el tratado de Fresno-Lavandera. En la corte de Fernando, sobre todo en el castillo real de Benavente, vivieron el conde Ermengol VII de Urgell y un séquito de señores catalanes.

I el nét de Berenguela i Alfons va ser Alfons IX de Lleó, el primer rei europeu que admét al poble en el govern, d’on surten les Corts actuals. Una o dues vegades va visitar les terres catalanes i, pressumiblement, aquest indret de Queralt, per ajudar amb diners al seu nebod, Jaume I, a conquerir les Illes i, potser, per ajudar també a l’afiançament de la Generalitat com a institució catalana.

Y, el nieto de Berenguela y Alfonso fue Alfonso IX de León, el primer rey europeo que admitió al pueblo en el gobierno, de donde nacen las Cortes actuales. Una o dos veces visitó las tierras catalanas y, presumiblemente, este lugar de Queralt, para ayudar con dinero a su sobrino, Jaime I, en la conquista de Mallorca y, tal vez, para ayudar también al afianzamiento de la Generalitat como institución catalana.

Pet tot això, en aquesta contrada del camí dels bonshomes que és avui i sempre sota la protecció de la Mare de Déu, hem volgut fer un lloc de recordatori i pregaria pels reis de Lleó i per tots el catalans i lleonesos antics i moderns. Sota la seva intercessió maternal, Déu ens guardi a tots nosaltres.

Por todo ello, en este territorio del camino de los hombres buenos que está hoy y siempre bajo la protección de Santa María, hemos deseado hacer un lugar de recuerdo y plegaria por los reyes de León y por todos los catalanes y leoneses, antiguos y modernos. Bajo su intercesión maternal, que Dios nos guarde a todos.