domingo, marzo 24, 2013

Alegaciones contra la macroestación de esquí del Morredero

Cuando apenas hace dos días que hemos visto titulares como el que copiamos a continuación (ver noticia completa en http://www.lne.es/cuencas/2013/03/22/pajares-fuentes-invierno-acumulan-campana-perdidas-36-millones/1386249.html), os dejamos a continuación el Comunicado emitido por nuestros amigos de la Asociación Cultural EcoBierzo sobre la proyectada macroestación del Morredero. Nos parece más que evidente que las pérdidas documentadas dejan bastante claro que las razones para construir estaciones de esquí no son económicas y de desarrollo de la zona. ¿Qué es pues lo que motiva tanto interés?:

Pajares y Fuentes de Invierno acumulan esta campaña unas pérdidas de más de 3,6 millones

Los complejos registran en conjunto una caída de usuarios e ingresan solo 1,5 millones frente a los 5,1 que se invierten


COMUNICADO DE LA ASOCIACIÓN CULTURAL ECOBIERZO

La Asociación Cultural Ecobierzo presentó esta mañana alegaciones contra el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del Plan Especial de la Estación de Montaña “El Morredero”. El registro ha sido remitido al Ayuntamiento de Ponferrada, al Servicio Territorial de Medio Ambiente, a la Consejería de Economía y a la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en León, además de a la Comisaría de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Duero.

Ecobierzo considera que este proyecto, que ocuparía un Espacio de la Red comunitaria Natura 2000, y que combina su doble condición de Lugar de Interés Comunitario (LIC) y de Zona de Especial Protección de las Aves (ZEPA), resulta inviable por su elevado coste medioambiental. La asociación subraya el “alto valor estratégico que este espacio natural tiene para la Unión Europea”,; una consideración que para ella debería “haber resultado lo suficientemente disuasoria para que se olvidasen de este proyecto sin sentido”.

El colectivo afirma que, “con la ley en la mano, un proyecto de esta envergadura resulta totalmente imposible que pueda desarrollarse sobre una parte de la Red europea”. Y que para que pudiese desarrollarse se precisaría de la autorización de la UE, cosa harto improbable porque contradiría sus propias directivas, las cuales ya han sido trasladadas a la legislación española.

Pero no es el único argumento que presenta, ya que también considera que económicamente la “macroestación” de esquí supondría una pesada carga para el erario del municipio de Ponferrada.

El mismo estudio de Impacto Ambiental presenta una aproximación económica que, -según Ecobierzo- costaría a los ponferradinos una cantidad “que cura el hipo”, con unas pérdidas que se calculan en más de un millón de euros sólo en los primeros años de explotación. Por otra parte, la asociación considera que el resto de los cálculos que aseguran un superávit carecen de realismo, dado que otras estaciones similares a la proyectada presentan, año tras año, números rojos. Deudas que acaban siempre soslayándose con inyecciones económicas de las Juntas o Diputaciones. Ecobierzo critica, además, que el estudio económico de la estación no se publicara en la web oficial del Ayuntamiento ponferradino.

También argumenta Ecobierzo que no se ha tenido en cuenta la opinión de la Junta Vecinal de San Cristóbal de Valdueza durante la fase de consultas previas, como exige imperativamente la ley, al ser una de las pedanías que se vería más afectada por un proyecto que los ecologistas tildan de “despropósito”.

La asociación considera “indecente que se derroche el dinero ciudadano”, y subraya que tal actitud podría verse penalizada en el futuro, con la nueva ley en la que trabaja actualmente el Gobierno. En la misma dirección apunta que “el proyecto del Morredero ha sido utilizado, y continúa siéndolo, como un instrumento político de unos gobernantes que ven en él, y en las ilusiones depositadas en el mismo durante tantos años por la ciudadanía berciana, la posibilidad de congraciarse con posibles votantes”. Considera que esta actitud supone “disparar con pólvora del rey”, para asegurarse beneficios meramente personales, y la denuncia como “poco ética y repudiable”.<

Otro de los argumentos esgrimidos por el colectivo social y ecologista, para oponerse al proyecto es el cambio climático, del que dice que “no avanza en el sentido que quisieran los promotores del Plan”, señalando que el lugar elegido para la estación de esquí es poco propicio por esta circunstancia, lo que ligada a “la baja altitud” del emplazamiento y a otras características del lugar impiden que la nieve se mantenga durante mucho tiempo.

Otro motivo más para la impugnación del EIA por la asociación, y que de hecho lo invalida para ella, es que el estudio presentado por el Ayuntamiento de Ponferrada está firmado por profesionales que no tienen la categoría exigida por la ley para su validación, pues está suscrito por un Ingeniero Agrónomo, un Ingeniero de Caminos y un Arquitecto, y no se acredita la presencia de biólogos o licenciados en Ciencias Ambientales, imprescindibles en una zona que pertenece a la Red Natura 2000.

Para la asociación no se acredita en modo alguno “que la estación de montaña del Morredero sea viable o sostenible económicamente”, una característica que considera aplicable al resto de las que existen en la Cordillera Cantábrica. Y subraya que la Sala del TSJ de Castilla y León consideró que la estación de San Glorio, un proyecto que contaba con mucho más recursos de nieve que el Morredero, determinara la arbitrariedad de su construcción y la inviabilidad de la misma.

Otra consideración esgrimida por la asociación para oponerse a este proyecto sería la crisis económica, “que tiende a alejar a los esquiadores de las pistas de esquí”. Y critica que la necesaria utilización de cañones de nieve incrementaría los costes generales de la estación de esquí, perjudicándola en su competencia con otras similares, pero que cuentan “con mejores condiciones de nieve”.

Para los ecologistas resulta obvio que el coste económico del funcionamiento de esos cañones vendría a sumarse a los gastos generales de la explotación, aumentando así sus costes y dificultando su viabilidad económica. Al tiempo, la asociación considera que las condiciones climáticas de la zona no son muy propicias para esta utilización, que exige unas condiciones de temperatura muy concretas.

Otra crítica al EIA que realiza el colectivo es la del troceo del Plan principal en diferentes planes posteriores, para evitar así una valoración medioambiental global del mismo, la cual podría encontrarse con mayores dificultades para su aprobación al resultar más agresivo para la conservación de la naturaleza en este espacio protegido. Éste, por otra parte, “presenta gran riqueza y variedad” para los ecologistas, especialmente en aves, pero también en endemismos botánicos raros.

Por estas consideraciones, y otras más, Ecobierzo solicita que se rechace el EIA presentado y que se destinen los fondos previstos a “cumplir con los objetivos de conservación que exige la Red Natura 2000”, lo que contribuiría a la generación de empleo estable en las inmediaciones, premisa que defiende la propia UE, que por otra parte facilita fondos propios para su mantenimiento.

-- Final del comunicado --

(Enrique) 687 34 73 32.

(José Luis) 609 85 80 61